Casual Wearing 13

Andres Franco / Casual Wearing / / 0 Comentarios / Like this
Casual Wearing 13

Hoy le doy la oportunidad a un “clásico” de la moda masculina, es esa pieza que debemos tener en nuestro guardarropa de manera casi obligada, ha sido parte del guardaropa del agente James Bond y también por nuestro padre y abuelo, desde presidentes hasta generales ha tenido por lo menos uno de estos colgado en un gancho de ropa, me refiero a el traje azul.

El traje azul oscuro es en moda formal lo que el jean (índigo) es para la moda informal, es decir una pieza obligada. Lo paradójico es que aparte de ser lo más sencillo y la constatación que “menos es mucho más”, la adquisición de un traje en el color azul abrirá las puertas de todo un mundo de posibilidades en combinacion: una master class continua.

Sobre éste, que debiera ser de los primeros que todo hombre incorporamos a nuestro vestuario, podremos hacer múltiples pruebas de combinaciones con la certeza de que lo “aguanta” casi todo. Y constituirá un verdadero ejercicio de ensayos y pruebas para familiarizarse con sucesivas mezclas más complejas. Porque aparte de insulso cuando se abusa de su uso, resulta sublime si se viste en precisas ocasiones, y lo mejor es que combina muy fácilmente con cualquier color de camisa, en tonos muy livianos va a “sentarle” fenomenal a este popular color. Las rayas y los cuadros por supuesto, le confieren al conjunto un toque mucho más relajado. Las camisas en la misma frecuencia de color pero mucho más tenues le dan ese toque de clase propio de wall street, y su color de referencia siempre como siempre será el blanco.

Respecto a las corbatas los sólidos y vivos colores: rojos, verdes, amarillos y sin duda el marrón serán los más acertados. Los micro-estampados Macclesfield y de mínimos motivos serán los más apropiados, pero las rayas y los cuadros –tartán o madrás- también le conjuntan extraordinariamente. En definitiva, la corbata que no le caiga bien a este tradicional traje será complicado que sea agraciada de utilizar. En cuanto al pilar sobre el que se erigirá el conjunto, el negro me parece el único posible, más habrá particulares ocasiones (con luz natural y para ocasiones muy relajadas) en las que utilizar -para los tonos más límpidos del azul marino- los más ennegrecidos marrones puede no desentonar en exceso.

Lo más gratificante de este color para el traje es que sirve como punto de partida en las futuras elecciones (más arriesgadas) de este uniforme informal. Es decir, para que las siguientes selecciones de trajes sean ya los más evolucionados azules: con la mítica raya diplomática, con los tenues estampados de cuadros o los agradecidos cuadros ventana y aún más audaces.

Deja un comentario

*

Top